EL COMPROMISO DE LOS ASEGURADORES CON EL BIENESTAR SOCIAL

Más allá de administrar su propio negocio, las aseguradoras incorporan cada vez más iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que contribuyen al bienestar general de la sociedad.
Si bien estas actividades no representan un retorno económico, aportan una gran cantidad de beneficios, como una mayor comunicación y compromiso con sus grupos de interés (empleados, clientes, accionistas, administraciones públicas …), un aumento positivo en su reputación y una oportunidad para detectar Nuevos productos y mercados. Según el último estudio de ICEA (Órgano de estudios para el sector de seguros), actualmente 5 de cada 10 aseguradoras desarrollan la RSE sistemáticamente, es decir, como una línea más de trabajo. De hecho, el 70% de ellos han integrado estas acciones responsables en su política estratégica e involucran en sus proyectos al máximo órgano de gobierno de la empresa. Más de la mitad de las empresas incluso han creado una base para administrar sus actividades en esta área, lo que demuestra que más allá de las buenas intenciones, la industria está comprometida a transformar la RSE en acciones reales.

¿Qué hacen estas acciones?
Promoción de la salud
Carretera segura
Iniciativas de voluntariado
Contribución a la sociedad
Asistencia a grupos en riesgo de exclusión social.
Innovación en los productos y servicios que ofrecen a la sociedad.
Conciliación de la vida laboral y familiar.
Capacitación para sus empleados y grupos de riesgo.
Ecoeficiencia
¿Cómo se materializan estas acciones?
Echar un vistazo a los informes de RSC de las empresas de los últimos cinco años nos permite ver que las buenas intenciones de la industria se traducen en acciones reales. La contribución a la sociedad, por ejemplo, se lleva a cabo de maneras muy diferentes, desde aseguradoras que donan bienes afectados por un accidente a ONG pero que están en buenas condiciones, hasta carreras populares que terminan en donaciones para proyectos sociales, pasando por la investigación y la innovación. premios, ciclos de conferencias e incluso aplicaciones móviles que nos ayudan a cuidar nuestra salud, a mejorar nuestro conocimiento de la seguridad vial, etc. En las acciones voluntarias, encontramos en un proyecto con la Fundación Vicente Ferrer para construir 18 hogares en India para una empresa que dedicó una jornada laboral de sus más de 1000 empleados a colaborar como voluntarios en diferentes ONG o incluso aseguradoras donde el 20% del personal colabora como voluntario en diferentes iniciativas.

Con respecto a los productos, las aseguradoras también hacen una gran apuesta, modifican y amplían su oferta para responder de la mejor manera posible a las necesidades de la sociedad. En los últimos años, hemos visto desde la creación de seguros personalizados (en beneficios y precios) para personas con diabetes o vehículos ecológicos, hasta seguros de asistencia gratuita para médicos que trabajan como voluntarios o incluso seguros de vida que tienen una ONG como beneficiaria. En esta línea, también encontramos empresas que, por regulación, tienen en cuenta los aspectos ambientales o sociales al elegir dónde invertir las primas de ahorro y seguro de jubilación.

Con respecto a su propia organización, las acciones van desde días flexibles hasta permisos especiales para el cuidado familiar, promoción de capacitación interna, becas para los hijos de los empleados e incluso una selección ciega del plan de estudios para garantizar la igualdad total de oportunidades.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*